Seguidores

lunes, 24 de diciembre de 2012

El chico invisible.

Cómo será posible que siendo invisible ante sus ojos, estés tan vivo frente a los míos. Dicen que lo esencial es invisible ante los ojos, capaz seas lo esencial para que él cambie, pero simplemente no estas. Yo creo que no es que el no te vea, si no que no te quiere ver, vive viviendo su vida con los ojos vendados, vive con la idea de que el mundo siempre será igual por más que le des una mirada diferente día a día, cruza pantanos, bosques, calles, avenidas, cielo y tierra, creyendo qué son lo que el vio una vez y no hay chance alguna de que sea diferente. Sería lindo que te vea, que vea lo lindo que sos, pero podría llegar a  estar todo peor y eso me da miedo. Miedo de que pase algo, te pase algo, nos pase algo. No creo estar dispuesta a perderte. 
Tendremos nuestros altos y bajos, pero seguimos juntos, después de tanto, seguimos juntos. Una vez me dijeron que lo que no te mata te hace más fuerte, y así somos nosotros, la remamos con tres remos cada uno si es necesario, eso me hace quererte, quererte conmigo, tal vez también sea eso que tenes cuando me miras, y me sonreis, después te sonrío yo y ahí tu sonrisa crece y se hace más linda, tal vez sea eso de que siempre estas cuando te necesito, o cuando me agarras de los cachetes y me decis que soy el amor de tu vida o tal vez ese esfuerzo que haces para que nunca deje de quererte como te quiero.
Qué lastima que seas invisible ante sus ojos, se está perdiendo de ver al pibe que más feliz hizo a su hija en toda la historia, qué lastima que tenga su mente tan cerrada, qué lastima que nunca haya tenido el lujo de conocerte.  
Qué lastima que todavía no pudo abrir los ojos y vernos.
Algún día lo hará, yo se que sí, y va a notar que lo nuestro es tan fuerte que no podrá hacer nada al respecto.



 A casi cuatro meses del sí quiero.
Casi cuatro meses conviviendo con tu invisibilidad.