Seguidores

miércoles, 11 de enero de 2012

Dale tiempo al tiempo

Me reencontré con los de la primaria, ponele.
Fue todo re lindo, la pasamos bien, el único inconveniente fue que cuando salí empecé a recordar por qué no había vuelto a verlos, por qué nos dejamos de hablar, por qué pasó lo que pasó, por qué terminamos así todos. 
Pasa el tiempo y la gente cambia, física y de todas las otras formas que terminan en '-mente'. Algunos para bien, otros para mal, otros están igual que antes, lo cual resulta malo, porque si fuiste así y  no cambiaste, no aprendiste a encontrar tus defectos e intentar mejorarlos. Siguen igual y punto.
No importa mucho esto, al grano. El tema es que tenía las esperanzas de encontrarme con gente renovada, con gente que venia a traerle amor y paz al mundo. ¿Pido mucho?. No sé si será el caso o qué pero resultó que la gente buena, es más buena y la gente mala, es más mala. Y con más buena me refiero a mejor y con más mala a peor. En este preciso instante lo que más quiero es que todos sean buena gente, o por lo menos intenten serlo. Que lo hagan por todo lo que los quise y supongo que quiero...