Seguidores

lunes, 27 de septiembre de 2010

El que no arriesga, no gana. Y el que gana, no valora su premio.